9 claves para hacer deporte y no abandonar

Publicado el Categorías Ejercicio

Hacer deporte está de moda y es bueno para la salud. Ejercitarte puede hacer que te sientas mucho mejor física y psicológicamente. Pero para algunas personas estos motivos no son suficientes para incorporar en su día a día una rutina de ejercicios.

Si eres de los que, por mucho que lo intenten, no logran afianzar un hábito deportivo, hoy te traemos nueve claves para que hacer deporte y no abandonar.

1. Márcate unos objetivos y escríbelos en un papel

Plantéate por qué quieres hacer ejercicio y anótalo en una hoja que siempre tengas a mano. Tus objetivos deben ser concretos, como perder peso, reducir los niveles de colesterol o abandonar la vida sedentaria. Si piensas que plantearte retos que no están a tu alcance a corto plazo pueden motivarte, lo más probable es que te equivoques, ya que este es uno de los principales motivos que te puede llevar a abandonar. Y es que, aunque te tengas que esforzar poco, un sobreesfuerzo mantenido no te conviene.

Ubica tus metas en un lugar visible para que cuando quieras dejar de hacer deporte puedas consultarlos y animarte para continuar esforzándote.

2. Sé realista al valorar tu estado de forma

Si tienes pensado empezar a hacer deporte o justo has comenzado hace poco, antes de nada debes ser honesto contigo mismo y elegir el ejercicio que se adapte mejor a tus gustos y a tu condición física. Ser realista es la mejor forma de acertar al escoger tu actividad.

Asimismo, no seas demasiado exigente con los resultados (y menos todavía si acabas de comenzar) y no te compares con otras personas, porque lo único que conseguirás será frustrarte.

3. Busca compañía

Si te cuesta hacer deporte y has intentado muchas veces animarte, pero al final acabas desistiendo, búscate un compañero de deporte que te motive a practicar y a mejorar cada día. Eso sí, intenta no compararte con tu compañero, porque ya sabes: las comparaciones son odiosas. No importa si rindes más o menos que él, debes ser consciente que no todos podemos llevar el mismo ritmo.

4. Plantéate un reto nuevo para cada día

Plásmate un objetivo para que cada vez que hagas deporte no sea un día más, sino un día en el que mejorar y estar más cerca de tu meta final. Te proponemos un ejemplo: mejorar tu tiempo 10 segundos o aumentar la más distancia.

5. Anota tus logros

Anota cada día los logros, es decir, los resultados de tu ejercicio, así como tus impresiones. De esta manera siempre serás consciente de tus progresos a medida que continúas ejercitándote y podrás motivarte consultando tus anotaciones cualquier día que no te apetezca hacer deporte.

Por ejemplo, puedes anotarte que el día 1 corriste 2 kilómetros en un determinado tiempo y cómo te sentiste durante y después de hacer ejercicio. Así para cada día. Así podrás ver la evolución, que te servirá para demostrarte que todo esfuerzo tiene su recompensa y que, en este caso, mejoras al hacer deporte.

6. Establece nuevos objetivos a medida que mejoras

A medida que avanzas y estás más cerca de tus objetivos finales, puedes marcarte nuevas metas. Esto te ayudará a motivarte y ver que hacer deporte tenga sentido. Por ejemplo, puedes ponerte como meta hacer una media maratón, bajar de los 5 minutos por kilómetro al correr, nadar 2.000 metros o perder peso.

7. Hazle un hueco en tu agenda

Plantéate cuándo puedes dedicar un rato a entrenarte. No hace falta que te tome mucho tiempo, sino que puedes guardar un rato al mediodía, a primera hora de la mañana o a última de la tarde. Otra opción es aprovechar tus desplazamientos y, en lugar de utilizar el transporte público o el coche, ir andando o en bicicleta.

8. Pide ayuda cuando la necesites

Que no te avergüence pedir ayuda. Cuando no sabemos cómo seguir al hacer un ejercicio o cuál es la mejor forma de practicarlo, la mejor opción es dejarnos aconsejar por expertos, ya que si no sabes cómo practicar un determinado deporte o ejercicio puedes aburrirte o incluso hacerte daño, lo que puede hacer que abandones.

9. No te obligues

Si algún día no te apetece hacer deporte, no te sientas culpable. Debes intentar incorporarlo a tu rutina, pero si algún día no puedes o no te apetece no debes sentirte mal ni forzarte a ejercitarte.

Piensa que el deporte nos ayuda a relajarnos y despejarnos, y que después de hacerlo durante un día que no te apetecía te sentirás orgulloso de ti mismo. De todas formas, si aun así no te apetece, no te preocupes porque todos tenemos un día perezoso. Eso sí, debes intentar que no te pase muchos días y que no se convierta en un hábito, porque de esta manera acabarás desistiendo.

Si quieres practicar deporte de manera continuada y mejorando día a día ya sabes qué debes hacer, porque es probable que a partir de hoy logres convertir el ejercicio en un hábito más de tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *