Combate la retención de líquidos

Publicado el Categorías Bienestar, Cuidados corporales

Nuestro cuerpo está formado aproximadamente por un 60% de agua en las mujeres, mientras que en los hombres es un poco mayor. Y aunque parezca paradójico, nuestro cuerpo necesita una media de 1,5 y 2 litros de agua al día para evitar sufrir retención de líquidos, es decir, para eliminar el exceso de agua de tu cuerpo tienes que beber más agua. ¿Quieres saber más?

Este problema, más común entre las mujeres, se produce porque el agua se distribuye por compartimentos. Por un lado, tenemos el líquido intracelular, presente en el interior de la célula, por otro lado, el líquido extracelular, que se encuentra rodeando la células y sirve de medio. Cuando se produce un desequilibrio en los niveles de agua, se produce la retención de líquidos. El cuerpo, al detectar un descenso de entrada de agua, activa su sentido de la supervivencia y comienza a retener todo el líquido posible, generando un volumen anormal de líquido intersticial.

No es grasa, es retención de líquidos

¿Cansada de hacer dietas que no funcionan? No, no vamos a venderte ningún producto mágico, solo contarte que tu peso puede verse incrementado debido a una retención de líquidos.

Después de la explicación científica, te contamos cómo puedes detectar si padeces retención de líquidos. Los signos más evidentes son pesadez y piernas hinchadas, notarás molestias o en casos más avanzados dolor, sobre todo cuando se acerca la tarde y noche. Además, verás cómo la goma de los calcetines o la costura de los leggins te deja una horrible y profunda marca en la piel, que tarda varios minutos en desaparecer. También, puedes notar más hinchada la cara y las manos.

El color de la orina es determinante, si es muy oscura y tus visitas al baño son escasas es muy posible que tengas retención de líquidos. Además, sentirás más cansancio generalizado y notarás como las articulaciones de los brazos y las piernas están más rígidas. La piel está más brillante y apretada, pero sobretodo notarás cambios de peso repentinos, así como aumento de peso durante el día.  

Por culpa de la retención de líquidos nuestro cuerpo puede llegar a aumentar entre 2 y 5 kilogramos, que provocan que te veas con más volumen e hinchada. De hecho, durante las dietas lo primero que se “pierden” son los líquidos, por eso nos vemos y nos sentimos mejor durante las primeras semanas de una dieta. A partir de aquí, toca perder la grasa que es mucho más lento.

Causas de la retención de líquidos  

¡¿Por qué a mi?! Tranquila, hay muchos factores que afectan y nos llevan al desastre de retener líquidos. Veamos cuáles: 

  • Falta de ingesta de agua: Si no estás hidratada tu cuerpo retendrá líquidos, así que para combatirla necesitas beber una media diaria de 1,5 a 2,5 litros de agua. Al principio te parecerá muchísimo, pero el cuerpo se irá acostumbrando a esta cantidad de agua y notarás día a día que te encuentras mejor, con más energía y menos volumen. Recuerda que cuando sientes sed es porque estás en fase de deshidratación, no llegues a esto y así evitarás la retención.
  • Demasiada sal en las comidas: Si eres un fan de la sal, tenemos malas noticias para ti, ya que la sal provoca una aumento en la retención de líquidos, por el proceso de osmosis que realizan las células. Además, los alimentos ricos en grasas saturadas provocan una mayor retención, así que intenta evitarlos.  La alimentación y una dieta equilibrada es fundamental, ya que aporta nutrientes, sales minerales y agua, permitiendo mejorar el equilibrio de líquidos en las células
  • Sedentarismo. Seguro que si has empezado una dieta, tu endocrino o nutricionista te ha recomendado hacer ejercicio, nosotros también te lo recomendamos. Una de las causas de retener líquidos es una vida pasiva y sedentaria. En ocasiones es complicado huir de pasar varias horas sentada o de pie por el trabajo, pero te aconsejamos reservar 1 hora cada día para caminar, notarás mejoría en semanas.
  • Las incontrolables hormonas. Las mujeres tienen una mayor tendencia a retener líquidos. Entre las causas destacamos los cambios hormonales que se producen días previos a la menstruación y durante la misma, así como en el embarazo y menopausia. Por mucho que lo intentemos contra esto no se puede luchar, pero sí mantener vida saludable: mucha agua, alimentación equilibrada y ejercicio. Huye durante la menstruación de los dulces y refrescos, sólo complican más la situación.
  • Medicación. Muchos medicamentos como corticoides, fármacos para regular la tensión arterial, el ibuprofeno o la píldora anticonceptiva ocasiona retención de líquidos.
  • Enfermedades. Si padeces cardiopatías o afecciones en el hígado o riñones, así como alteración de tiroides tienes una mayor tendencia a retener líquidos.

Líbrate de la retención de líquidos

El siguiente paso es eliminar la retención de líquidos, pero ¿cuánto se tarda? No hay una ciencia exacta para determinar el tiempo que tu cuerpo tardará en eliminar el exceso, lo que sí es cierto es que la mejoría es evolutiva y cada día te sentirás mejor.

Si haces un cambio “radical” en tus hábitos y te pasas a la vida saludable poco a poco verás que baja tu talla y tu volumen disminuye a lo largo de los meses.

En primer paso es aumentar tu ingesta de agua, ponte como meta como mínimo unos 2 litros de agua.

Mejora tu dieta, elimina la sal y comienza a incorporar alimentos diuréticos como piña y la alcachofa. También, te recomendamos infusiones de plantas como cola de caballo, ortosifón, vellosina y diente de león, que están indicadas para eliminar líquidos.

Empieza a realizar ejercicio, aunque este nuevo hábito es el que menos te apetece, empieza por caminar todos los días durante 40 minutos o 1 hora, notarás como las piernas están menos hinchadas por la noche y tu tensión arterial se regula.

Opta por cuidarte y relajarte, coloca las piernas en alto cada noche para facilitar el retorno venoso y realiza masajes linfáticos, para facilitar el movimiento de la linfa y de los líquidos. Si te resulta una tarea tediosa, te recomendamos 5 sesiones de presoterapia que es relajante y ayudará a tu cuerpo a eliminar el exceso de agua. Está indicada para mejorar el drenaje linfático, no sólo te ayudará a perder la retención de líquidos, sino que mejorará tu sistema circulatorio, reducirá la presencia de arañitas vasculares, la celulitis o la acumulación de grasa.

Tratamientos basados en presoterapia, sumado a nuestros consejos de vida saludable, harán que te encuentre mucho más ágil, menos cansada, con más energía y reducirás tu volumen y tu retención de líquidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *