Mini_Elixian_tipos-de-piel

Cuidados del rostro: tipos de piel

Publicado el Categorías Cuidados faciales, elixian

En Elixian queremos rejuvenecer tu rostro y devolverle luminosidad. Nos gusta ver tu piel bonita y sana y para cuidarla, nada mejor que saber cuáles son los tipos de piel más habituales.

Cada piel es diferente y hay que tratarla de forma adecuada. Las características de los diferentes tipos de piel hacen que un tratamiento funcione mejor que otro. Por eso, un buen asesoramiento y personalización darán mejor resultado.

Piel Normal

Decir que una piel es “normal” es una definición amplia, aunque en realidad se refiere a un tipo de piel que está equilibrada. También se llama piel eudérmica. Está hidratada y bien nutrida. Tiene elasticidad, luminosidad y un buen todo. Y lo más importante es que no suele presentar problemas dérmicos (rojeces, granitos, etc.).

Para cuidarla hay que mantener rutinas de hidratación diaria y exfoliación una o dos veces por semana. Y prestar atención al contorno de ojos, que suele ser una de las zonas más castigadas.

Piel Seca o Muy Seca

La piel seca presenta un aspecto descamado y a veces pica. Esto es porque produce menos lípidos (grasas) y, por lo tanto, retiene menos la hidratación porque no tiene esa barrera natural que la protege. Es más tirante y menos elástica y le afectan más los factores externos.

Para cuidarla es muy importante hidratarla internamente bebiendo al menos dos litros de agua al día. Aplicar filtro solar UV diariamente y usar serums y productos con aceites naturales que aporten algo de elasticidad.

Para la piel muy seca es necesario extremar los cuidados. Tiene un tacto áspero y las rojeces y marcas se ven más pronunciadas. Puede ser signo de enfermedad dermatológica, como la dermatitis atópica o ictiosis, que causan aspereza en otras zonas del cuerpo y no sólo en el rostro.

Piel Grasa

La piel grasa, al contrario que la seca, produce un exceso de lípidos que le da un aspecto brillante. Presenta poros dilatados con predisposición a los puntos negros y granitos.

Para este tipo de piel es muy importante la limpieza de impurezas y tratamientos antibacterianos que frenen la proliferación de infecciones en la piel. Éstas pueden dejar marcas que después son muy difíciles de eliminar.

Piel Mixta

La piel mixta, como su propio nombre indica, combina zonas grasas con zonas secas. La zona grasa es lo que comúnmente se llama la T (frente y línea de la nariz y barbilla). Al tener partes con necesidades diferentes, necesita cuidados muy específicos. No sirven productos para un tipo de piel ya que serán perjudiciales para otras partes del rostro.

La limpieza es fundamental también para este tipo de piel, aunque cualquier tipo de tratamiento tiene que funcionar específicamente para ella y cuidar tanto la parte grasa como la parte limpia.

Piel Sensible

La piel sensible es aquella que reacciona con más facilidad a factores externos (clima, polución, alergias) e internos (estrés, alimentación). Se enrojece y altera ante los ataques externos y requiere un trato algo más delicado.

Al limpiarla y secarla hay que hacerlo con pequeños toques con una toalla en lugar de frotando. Los productos perfumados no favorecen a su cuidado así como la comida muy especiada y picante.

 

Si quieres recuperar la salud y luminosidad de tu rostro, nuestro tratamiento Lifting sin cirugía te ayudará a conseguirlo. Pide cita y te asesoraremos sin compromiso.