Ejercicios faciales para rejuvenecer el rostro

Publicado el Categorías Belleza, Cuidados faciales

Hoy, una vez más, nos preocupamos por el cuidado de tu rostro. Por que luzca brillante, sano y, sobre todo, joven. Por eso hoy te traemos una selección de ejercicios faciales con los que podrás mantener los músculos de tu cara en buenas condiciones y rejuvenecer tu rostro.

Y es que, como el resto del cuerpo, la cara está llena de músculos que para mantenerse jóvenes tienen que ejercitarse.

Reduce la papada

La papada es una de las partes del rostro que más manías pueden crear, pero también de las más fáciles de solucionar. Existen muchos ejercicios (y efectivos) que pueden contribuir a disminuir el tamaño de la papada.

Por ejemplo, puedes estirar el cuello al máximo hacia un lado y luego hacia otro a la vez que lo levantas, o también puedes aplicar un masaje desde el cuello hasta la barbilla, periódicamente.

Otro ejercicio que puedes practicar es poner la cabeza hacia atrás y montar el labio inferior sobre el superior, tratando de llegar con el labio lo más cerca de la nariz que puedas. Repite este ejercicio siete veces cada día y verás cómo se notan los resultados.

El cuarto y último ejercicio que te proponemos para la deshacerte de la papada consiste en estirar la cabeza hacia atrás, de manera que el cuello quede estirado. Mantén esta posición mientras pronuncias las vocales gesticulando el máximo posible.

Tonifica las mejillas

Si lo que te interesa es tonificar las mejillas, entonces llénalas de aire y mantén así la respiración la máxima cantidad de tiempo que sea posible. Si quieres que los resultados se noten antes, con las mejillas hinchadas, golpéalas suavemente con las yemas de los dedos sobre ellas y echa todo el aire suavemente.

Suaviza las patas de gallo

Si te somos sinceros, las patas de gallo son una de las partes más difíciles de corregir con ejercicios faciales. Suavizarlas es una tarea que implica verdadera constancia. Pero para ello puedes seguir estos dos ejercicios:

  1. Coloca los dedos en las sienes e intenta que estos lleguen hasta la parte superior de las orejas. Abre la boca y desplaza la mandíbula de delante a atrás. Mantén la tensión durante 6 segundos y luego relaja.
  2. Eleva la mirada, manteniendo los ojos bien abiertos. Con un dedo colocado en la zona del lagrimal y el otro en el extremo contrario del ojo, intenta achinar los ojos, realizando presión como si fijaras la mirada para ver algo a lo lejos. Sabrás que el ejercicio está funcionando cuando sientas la presión en el área del contorno del ojo.

Estos ejercicios son perfectos para aportar la fortaleza necesaria a la piel de los párpados inferiores para que no aparezcan las patas de gallo.

Evita las ojeras

Las ojeras son también una de las zonas más críticas, y para demostrártelo solo debes mirar en tu bolsa de maquillaje. Seguro que tienes un corrector de ojeras que es tu fiel aliado por las mañanas. Si quieres evitar que aparezcan o al menos disimularlas una vez que han aparecido, puedes masajearte la zona con la yema de los dedos y dar pequeñas palmaditas alrededor de los ojos. Esto evitará la aparición de las bolsas de los ojos.

También puedes aplicar la terapia de hielo alrededor de los ojos. Si no sabes de qué te estamos hablando, puedes consultar este post en el que te explicamos los beneficios de aplicar hielo en el rostro.

Elimina las líneas de expresión alrededor de la boca

Existen dos formas muy efectivas para eliminar las líneas de expresión que se encuentran alrededor de la boca. Con el primero de ellos debes unir los labios hacia dentro hasta que no los puedas ver y después debes estirar el bigote e intentar reírte desde la misma posición, forzando la sonrisa con las yemas de los dedos.

El segundo es más fácil, lo prometemos. Para hacerlo debes empezar el ejercicio sonriendo de forma amplia sin dejar tus dientes a la vista. A continuación, mueve la mandíbula hacia arriba y hacia abajo mientras inclinas la cabeza hacia atrás. Relájate y repite la misma rutina dos veces.

Suaviza la frente

Para evitar las arrugas horizontales que se forman en la frente, coloca ambas manos sobre la zona de la frente de manera que las palmas queden hacia adentro. Después haz un masaje con todos los dedos, haciendo presión hacia arriba tensando las cejas, los párpados y los músculos de la frente. Mantén la presión durante diez segundos y suelta para relajar los músculos. Repite este ejercicio diez veces.

Otros beneficios de la gimnasia facial

Mantener los músculos de la cara en buenas condiciones ayudará a disminuir las arrugas y a aumentar la vitalidad de tu rostro. Además, al estimular la circulación sanguínea, estaremos dándole a nuestra piel ese extra de nutrición que vamos perdiendo con el paso del tiempo. Es de esta manera cómo la gimnasia facial influye en la rejuveneración del rosto.

¿Cómo practico la gimnasia facial?

Para que los resultados sean visibles solo necesitarás dedicarle unos pocos minutos diarios. Puedes hacerlo en cualquier momento del día, cuando mejor te venga. Por ejemplo, poco antes de tu rutina de cuidado facial nocturna, mientras ves la televisión o incluso mientras trabajas.

Eso sí, como en cualquier tratamiento de belleza o serie de ejercicios, para notar los resultados es importante ser constante y convertir la gimnasia facial en un paso más de tu rutina diaria de belleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *