¿Qué es la zona de confort?

Publicado el Categorías Bienestar, elixian

Al hablar acerca de la zona de confort, se hace referencia a ese lugar en el que te encuentras bien, sin que aparezca la ansiedad o el malestar que causa tener que asumir ciertos riesgos, hacer cosas que jamás has hecho o realizar un cambio en tu vida que rompe con lo establecido o la normalidad.
Aunque en ocasiones se hable de forma peyorativa acerca de que puedas tener una zona confort, lo cierto es que es algo tan bueno como necesario. Sin embargo, si no sales nunca de ella, tu desarrollo personal podría verse mermado. Pero no es fácil salir, ya que requiere de una gran dosis de valentía y ganas de avanzar.

Pero, ¿qué es la zona de confort?

En el coaching, este área hace referencia a los límites o al estilo de vida que cada persona se impone a sí misma, donde no asume riesgos y por tanto tiene una total ausencia de ansiedad o miedos.

Es decir, por ejemplo, las personas que llevan muchísimos años en un trabajo en el que han alcanzado cierta estabilidad, pero que no les supone ninguna emoción ni superación personal, si no que más bien se reduce a realizar sus tareas establecidas sin posibilidad de crecer o mejorar, y sin sentir ningún tipo de felicidad o pasión por él, están establecidas en su zona de confort. ¿Esto te suena? Seguro que sí, ya que es muy común conocer a personas que no salen de esta zona de confort.

Cuando permaneces aquí, te sientes seguro porque estás en una zona donde absolutamente todo es conocido, donde puedes experimentar ese bienestar de no tener emociones negativas, como la incertidumbre, la ansiedad o el miedo.

Diferentes zonas de confort 

La zona de confort abarca todo aquello que sabes hacer o con lo que convives y no te da miedo, ya sea porque conoces la mecánica o porque estás acostumbrado (es lo que se ha convertido en “lo normal”), de ahí que aquellas personas que no quieren salir no acepten trabajos muy cualificados por el miedo a no saber desarrollarlos, ya que para ello se precisan más aptitudes, actitudes o conocimientos.

En cuanto al terreno más personal, hay personas que prefieren estar solas a mantener una relación por miedo a lo que pueda suceder. Otras personas, prefieren continuar con una pareja que les causa problemas o con la que no se sienten felices antes de romper su relación con ellas, a pesar de que ya no le atraiga en absoluto.

Hay otras que se conforman con el cuerpo que tienen, pese a que desean verse mejor, puesto que no quieren abandonar las costumbres que les han llevado a encontrarse así. Tomar la decisión de tener nuevas rutinas o de comenzar con un tratamiento que te ayude a cambiar esto, siempre implica salir de tu zona de confort, aunque te sentirás mejor.

Cómo salir de tu zona de confort (y no morir en el intento)

Aunque es difícil salir, no es imposible, por ello puedes hacer acopio de estas pequeñas pautas para conseguir mejoras en tu vida.

  • Rinde al máximo y desafía tu comodidad

El crecimiento personal es uno de los aspectos más importantes para abandonar el confort. Si no se dejan las rutinas y se hace algo más, difícilmente podrás llegar más lejos que donde estas ahora mismo.

Alcanzar nuevas metas lleva implícito hacer cosas que te producen miedo e inseguridad: el típico temor a lo desconocido. La clave está en convertir esa inseguridad o esos nervios en una emoción positiva que te haga imparable.

  • Haz las cosas de forma distinta a como lo has ido haciendo hasta ahora

Encuentra aquellas situaciones que te ayuden a salir de donde estás. Involucrarte en proyectos creativos que te hagan pensar de forma diferente es una buena opción para que tengas que volverte más flexible y asumir de mejor grado los cambios.

  • Busca cambios materiales en lo que te rodea

Renueva tu vestuario, la decoración de tu vivienda o ve a vivir a otro lugar durante un tiempo, esto provocará el mismo efecto que el concepto anterior, pero en vez de variar solo tú, también lo hará tu entorno.

  • Anticipa excusas

Fíjate pequeñas metas dentro de tu propia área de confort. Sin dudarlo hallarás un sinfín de excusas para no realizarlas al principio, pero debes encontrar el modo de motivarte para encontrar las ganas, ya que el resultado te hará sentir mucho mejor contigo mismo/a.

  • Dale una oportunidad a tu faceta espiritual

La meditación o el mindfulness pueden ayudarte a desarrollarte, a mejorar tu estado de ánimo y a liberarte de aquellas creencias que te anclan en la comodidad.

  • Comienza un cambio personal

Sentirte bien con tu cuerpo es fundamental para tener la seguridad necesaria para emprender cualquier cambio. De hecho, algunas personas sienten reparos en tomar decisiones para comenzar cambios positivos para su físico, como por ejemplo eliminar la grasa acumulada en una zona o mejorar su apariencia facial, volviendo a parecer más joven al eliminar algunas arruguitas, pero sin necesidad de pisar un quirófano.

En este caso, los tratamientos faciales y corporales del método Elixian te ayudarán a conseguir un efecto lifting o lipo sin cirugía, de un modo no invasivo. Sus resultados harán que te sientas más confianza en ti mismo/a, y tu predisposición a emprender cambios más importantes en tu vida serán mucho mayores.

¡Pide ya tu cita! La primera cita es gratuita, donde te asesoraremos de cómo funciona el método y estudiaremos tu caso. ¡Que las experiencias no te dejen huella!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *