¿Por qué es bueno aplicar hielo en el rostro?

Publicado el Categorías Belleza, Cuidados faciales

Son muchas las recomendaciones que te hemos dado para cuidar la piel de tu rostro. Sin ir más lejos, hace dos semanas publicamos un post sobre los tratamientos de belleza facial que son tendencia.

En lo que va de blog te hemos comentado qué factores determinan la calidad de tu piel y que, por lo tanto, debes tener en cuenta. También te hemos explicado cómo cuidar tu piel por la noche a través de una rutina o cómo preparar mascarillas caseras para el contorno de los ojos. No se puede negar que nos preocupa el estado de salud de tu piel y que hacemos todo lo que está en nuestras manos para que luzcas un rostro sano y bonito.

Para demostrarte una vez más que puedes contar con nosotros en cuento al cuidado facial, hoy te traemos un artículo sobre los beneficios de aplicar hielo en el rostro, tratamiento que se conoce como terapia de hielo.

¿Qué es la terapia de hielo?

La terapia de hielo consiste básicamente en frotar hielo sobre el rostro en horas de la mañana y por la noche para hidratarlo, tonificarlo y evitar la aparición temprana de arrugas.

En los últimos años el uso de hielo se ha convertido en una moda para muchos en materia de cuidado de la piel, por eso muchos centros de belleza han incluido el hielo en sus ofertas. De hecho, si has ido alguna vez a un spa es probable que hayas visto fuentes de hielo.

Beneficios de la terapia de hielo

Como te acabamos de comentar, la terapia de hielo es muy efectiva para hidratar el rostro, tonificarlo y evitar la aparición temprana de arrugas. Pero también tiene otros beneficios, como los siguientes:

  1. Suaviza la piel
  2. Refresca el rostro
  3. Estimula de la circulación de la sangre, ya que evita la evitar la vasodilatación
  4. Previene el envejecimiento prematuro
  5. Mantén el rostro reluciente
  6. Alivia zonas congestionadas e hinchadas, como las ojeras.
  7. Mejora las pieles rosáceas
  8. Ayuda a cerrar los poros abiertos y prevenir los puntos negros

Algunas precauciones

Pero también debes saber que usar hielo no es siempre sinónimo de buena circulación o de una mejora de la piel, ya que en algunos casos puede ser perjudicial el contacto del hielo con la piel. Si después de tu terapia de hielo ves que el estado de tu piel no ha mejorado, o que incluso ha empeorado, es porque el si el frío es extremo puede causar sensación de ardor y producir una especie de quemadura.

Además, también puede ser posible que la vasoconstricción (es decir, la disminución del calibre de un vaso por contracción de las fibras musculares) sea muy intensa y que no llegue nada de sangre a la zona, por lo que se morirá el tejido debido a la ausencia de sangre. Tampoco te alarmes, se trata de casos muy extremos, pero debes ser consciente de ellos.

Es por esto que la mejor forma de aplicar la terapia de hielo es de manera moderada y con los cubitos dentro de paños, que evitan el contacto directo con la piel.

¿Cómo debo aplicar el hielo en el rostro?

La terapia con hielo es muy fácil de realizar en casa (además de ser un tratamiento muy económico), pero debes hacerlo correctamente. A continuación te explicamos cómo aplicar la terapia de hielo paso a paso:

  1. Como en cualquier rutina de belleza, antes de empezar el tratamiento es muy importante limpiarlo en profundidad y asegurarse de que la piel esté libre de suciedad e impurezas.
  2. Envuelve el hielo en un paño de algodón o tejido natural. Como te hemos comentado, es muy importante que el hielo no toque la piel directamente.
  3. Frota con movimientos circulares por las diferentes zonas del rostro durante uno o dos minutos. Es recomendable que te centres en la mandíbula, la barbilla, la frente, las mejillas y en el área de la nariz y los ojos. Ten cuidado con la parte de los ojos, es la más delicada del rostro.
  4. Acaba tu terapia con un producto de belleza. Puedes escoger el que utilices habitualmente, como una crema hidratante o un tónico facial.

Como en cualquier tratamiento de belleza, para que los resultados sean visibles es importante ser constante y convertirlo en un paso más de tu rutina diaria de belleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *